Cada clase elabora un corazón en cartulina de colores, se decora y completa con los nombres de cada uno de los alumnos de la misma. Esto crea un sentimiento de pertenencia al grupo, unión, ayuda y apoyo para que ninguno se sienta desplazado o poco integrado. Por último se ofrece en la cilla junto a los corazones de los demás grupos y se exponen en el altar mayor rodeando al sagrario.
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Federación Agustiniana Española · EDUCACIÓN para agregar comentarios!

Join Federación Agustiniana Española · EDUCACIÓN

Diseño: @antoniocarron